MANDALAS

Jamás hemos tenido tantas fotografías que registren nuestro mundo como sucede hoy. Nos hemos convertido en “fotógrafos por naturaleza” Sin embargo, nuestro registros son privados, es decir hablan de nuestro mundo, pero pocas veces del de los otros. En el terreno de lo públicos, son otro tipo de registros, generalmente automáticos los que nos muestran como nos comportamos en esa otra esfera. Hoy estamos siendo vigilados constantemente por todo tipo de dispositivos electrónicos que quisieran registrar cada segundo de nuestras vidas con el único fin de controlarnos. De esta manera, las fotografías de Lombana son panópticas, quieren mostrarlo todo, al igual que los dispositivos de vigilancia quieren escudriñarlo todo, como una suerte de Gran Hermano. Su bella construcción radial nos recuerda a los mandalas de oriente cuya morfología basada en geometrías sagradas, actúan como organizadores de nuestra mente y a la vez de nuestro mundo.

Franklin Aguirre – Curador